Blogia
Hugo Alvarado Gómez

Un "no me olvides"

No son espinas, no son palabras,

son torrentes de vida que se escapan y manan como lacerantes dagas.

No son los días, no es la onomástica,

es el perpétuo murmullo de tus recuerdos, la memoria enigmática.

No son mentiras, no son reproches,

son acepciones incorrectas de la entelequia que son todas tus noches.

 

Y si un día despiertas y tu vida es aquello que fue,

y te vas de mi memoria como un murmullo,

cuando tu imagen se oscurece, deja de brillar, tan tenue,

a veces lo siento morir en mi como un destello, como un susurro,

pierde su valor, gira, rota, cae y muere.

 

Se proscribe a ese rincón en que la cuchilla se enroñece arruga y se pierde,

agujas en pajares infinitos de interminables fibras secas y retorcidas,

es el sentimiento que en tu pecho hierve,

es el dolor que sientes cuando tus miradas por mis ojos ya no serán percibidas,

es el amor que nos unía fragmentándose como lamentos que nadie escucha,

caminando bosque adentro en la espesura.

 

Sabor amargo del sonido ciego y del tacto amarillento,

sinestesia desencadenada por haber hundido los sentidos en el dolor y el desconcierto,

palidezco, me retuerzo, lloro, grito y a nadie estremezco,

¿es el destino el amor frustrado? ¿es el destino que me merezco?

acaso no es la justicia de los vivos el remedo de aquellos que yacen muertos...

 

Capta mi señal, acústica en el infinito de la fibra óptica, los datos, el espacio y el tiempo,

desentraña el inexistente puzzle que son mis sentimientos,

da tregua a este pobre pulmón ahogado en el humo de tus lazos ardientes,

que no desaparecen, donde corto uno aparecen dos entre lamentos,

se paciente, se coqueta, se dura, cruel, malvada pero discreta,

deleitarse con el grito desesperado de quien llora sin saberlo y quien ama a pesar de sufrir,

es tu gozo, es tu gloria, morir,

...morir, matando todo esto.

 

Hugo Alvarado Gómez ®

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

Zarem -

Morir matando y vivir muriendo, entre espinas que curan y caricias que duelen.
Morir matando lo que no puede morir.

Missmac -

No se puede olvidar
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres