Blogia
Hugo Alvarado Gómez

Ángeles endemoniados

Por camino indeseable, de los pobres, de unos pocos, de los miserables,

yo me encuentro, lo padezco, este sendero interminable,

para un dia, por una vez, simplemente abrazarte.

 

Que no piensas, ya no recuerdas, las palabras, las verdades,

esos pecados, esas miradas, en tu puerta, insuperables,

que no quieres, que no esperas, nada de mi, nada de nadie.

 

No se por qué te espero, no se ni el porqué, ni quiero,

sólo por tí casi muero, no despierto, no puedo, he de ser sincero,

salta a la vista, es tan evidente, el que nada tiene nada deja y nada siente.

 

El que pasa frío, congelado descansa eternamente, en días de lluvia, en los soportales,

arriba, casi en el cielo, abovedado, candelabros de simientes jíbaros y esclavos,

saber la verdad no ayuda, no lo hace más fácil, sólo amaina la tempestad de sentimientos aletargados.

 

Días, días, mentiras entre rendijas observamos, sonrisas, pasos y más pasos,

caminas, saltas, vuelas entre nubes adormilado, como avatares benditos, como ángeles endemoniados,

entre verdades a medias, entre tiempos no mejores pasados, decides no sentir, decides matarnos.

 

Hugo Alvarado Gómez ®

 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres