Blogia
Hugo Alvarado Gómez

Cúmulos, cirrocúmulos y estratos

A veces te quedas mirando el cielo como si nada hubiese cambiado,

sorpresa tras sorpresa todo inútilmente va pasando,

en realidad no creces, no mejores, ya nadie quiere estar a tu lado.

 

Sonries, despistado, como escuchando las mejores melodías,

las pupilas dilatadas, espectante, presa de la melancolía,

todas las verdades pierden su sentido, todo, todo y nada, todo siempre es mentira.

 

Todos te preguntan por qué, pero a nadie le preocupa realmente,

son esas cuestiones vanas, que nadie sufre, que nadie siente,

son tus problemas, tus tonterías, esas cosas en las que nadie su tiempo pierde.

 

Canciones sin entonación, ritmo ni acierto, sin pausa, sin acento,

palabras sueltas, se las lleva el viento, compases para un muerto,

me opongo, no quiero, disiento, y mis manos en tu pelo sin orden ni concierto.

 

Despeinada, sencilla, natural, revives los viejos recuerdos,

dormidos o despiertos, saciados o sedientos,

perdidos entre abrazos y no esta soledad,

en la que estoy perdido, sin piedad,

perdido sin ti, perdido me muero,

y sin un objetivo, amigo o consuelo,

sin ti, naufrago y fallezco. 

 

 

Hugo Alvarado Gómez ® 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres