Blogia
Hugo Alvarado Gómez

iPAQ y esas cosas

Teniendo en cuenta las cosas que pueden sucederte en un dia normal deberiamos sentirnos afotunados de seguir vivos.
Lluvias torrenciales, tsunamis, skins con bates de aluminio, conductores borrachos o cualquier otra benditabendita circunstancia que nos mande al carajo definitivamente.
Juestamente ese tipo de cosas que algunos estamos deseando que sucedan a escala mundial y acaben de una maldita vez con las miserias de los hombres y su denigrante existencia, a todas luces un error de la naturaleza, porque por muchos tréboles de cuatro hojas que nazcan y por muchos monos de 6 patas y 5 brazos que muten, ninguno de ellos provocará tanto daÑo a la al ecosistema como nosotros hacemos con un simple pedo.
 

Entre brisas y rocío, entre dicha y tristeza,
caminando solitario por sendas peligrosas
Va el pobre desterrado con sus trampas,
con sus cosas.
Y no rie más el que menos llora,
Que no sufre menos quie sonríe,
Y no es más feliz quien más posee,
Las respuestas de la vida si no el que sabe, medita y se compadece.
Pero también a veces todo es inútil,
Que lo sabe bien hasta quien a nada teme,
Pues por pobre y solo que parezcas,
al menos a sí mismo se tiene.


            Todo esto está escrito estrenando el teclado plegable Targus de Compaq para mi iPAQ, esa PDA tan bonita que me agencie y que regalé una igual a mi hermano. Es una de esas cosas que antes de comprarlas piensas que antes o después te cansarás pero... mientras que otras veces esto ha sido así... Ahora mismo no puedo dejar de verle más que ventajas. Poder escribir en cualquier lugar con un teclado del tamaÑo de la PDA que ya de por sí cabe en la palma de la mano. Con luz ambiental ni siquiera hace falta usar la retroiluminación del PDA por lo que se prolonga la vida útil de la batería considerablemente. Sólo le veo una pega, al ser un teclado único para los 7 idiomas que soporta sólamente permite poner Ñ mayúscula aunque todas las teclas estan en su correspondiente lugar. En fin, en un mar de sinsabores al menos mis "frikadas" me mantienen ocupado, bien mías o de esos amigos que siempre piensan que sabes de esto y de lo otro, un poco de nada y casi nada de todo. Que optimistas ellos. Os quiero.
            A veces me imagino como serían las cosas de tener el valor suficiente para tener ilusiones que no sean tan vanas como las mías. Seguir vivo, soportar la culpa de que todo haya sido así porque mi torpeza, estupidez o cobardía lo han provocado, etc., etc., etc...
           
            A veces me pregunto si realmente merece la pena preocuparse por ello, a fin de cuentas, a nadie le importan mis eloubraciones metafísicas ya que mi entorno está más preocupado de cosas mundanas que no por ello son menos importantes pero que pocas veces me satisfacen como el dinero, pisos, coches, futbol, etc., etc...
Nos hemos vuelto gilipollas y yo el primero... Voy terminando antes que mi reciente insomnio agudo que combato a base de consola y escritura me mate.
            Un consejo, la amistad, lo es todo, al final es lo único verdadero que queda, si no, no merecía la pena.
Fin de este sinvivir de mamarrachadas, un saludo desde mi iPAQ.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

Harmu -

Ahora solo falta que uno sepa quien es realmente un buen amigo. Porque, digo yo: los buenos amigos no son aquellos que siguen ahi por mas lluvia o nieve que caiga? Los que superan los malos rollos, los que, a fin de cuentas, siguen ahi, por mas tiempo que pase?

Pos eso :P
Lavate y tal, péstido.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres